domingo, 7 de julio de 2013

El papel de Austria en la historia de Europa. Austroeslavismo

Al oriente de Europa se levanta un temible imperio, casi inexpugnable, con un irresistible instinto que le empuja hacia el Oeste y hacia el Sur: nuevos éxitos de esta potencia conducirán al establecimiento de una monarquía universal. No soy enemigo de Rusia, tampoco soy enemigo de Alemania; pero soy enemigo de una dominación ecuménica que considero funesta para el bien general y para el progreso. La Historia ha amontonado al sureste de Europa, a lo largo de las fronteras de Rusia, a un grupo de pueblos muy distintos por su lengua, sus costumbres y su historia: eslavos, rumanos, magiares, sin hablar de griegos, turcos y albaneses; estas tribus, de las que ninguna es bastante fuerte para resistir a su temible vecino, han puesto en común su debilidad; el Danubio es el lazo que une unas con otras, y el Estado que les abraza no sabría alejarse sin peligro; este Estado es, sin embargo, indispensable para la seguridad de Europa y de la Humanidad. Sinceramente, si el Imperio austriaco no existiera desde hace mucho tiempo, habría que inventarlo en interés de Europa, en interés de la Humanidad... 
František Palacký (litografía, 1855). Fuente: Wikipedia
Pensad en una Austria que se disolviera en multitud de Repúblicas: ¡qué base incomparable para el establecimiento por parte de Rusia de una Monarquía universal! Austria está actualmente debilitada y amenazada porque ha desconocido el fundamento moral de su poder, que es el respeto absoluto del os diversos grupos étnicos. La igualdad de todas las razas es de justicia natural: ningún pueblo sobre la Tierra puede exigir a otro que renuncia a su personalidad; la Naturaleza no reconoce entre las naciones la existencia de señores y esclavos. Austria ha olvidado esta verdad: de aquí las dificultades en las que se debate; pero no es demasiado tarde para que se agarre de nuevo a esa tabla de salvación que es la justicia. Si dirijo la mirada fuera de las fronteras de las tierras checas, razones naturales e históricas me empujan a volverme, no hacia Frankfurt, sino hacia Viena. Allí es donde buscaré ese poder central capaz de asegurar y de defender la tranquilidad, la libertad y los derechos de mi nación. Por la salud de Europa, no dejemos que Viena caiga al nivel de una capital de provincia.
Carta de Francisco Palacky, historiador y político hecho, al Comité de los Cincuenta rechazando participar en las elecciones al Parlamento de Frankfurt, 11 de abril de 1848

2 comentarios:

  1. Hola. No sé si se lo habrán preguntado ya pero me gustaría saber la fuente de la que ha sacado estos textos (título, editorial, año de edición, etc.). Si fueran diversas, me conformaría con saber el origen de este texto.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan.
      Tenemos este proyecto algo abandonado, de ahí la tardanza en responderle.
      En cuanto localice la antología de la que procede el texto, añado la referencia bibliográfica. Un saludo.

      Eliminar